Ir a…

RSS Feed

El relato del niño que fue quemado con bombas lacrimógenas en Maracaibo



Freddy González, es el nombre del niño wayuu de 11 años, que testificó cómo fue amarado y quemado por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes además le colocaron una bomba lacrimógena en la espalda mientras dispersaban una manifestación opositora en Maracaibo.

El diario La Verdad, reseñó el relato del menor, quien desde el área de emergencia de una clínica de la entidad, dijo:  “Corrí muy rápido, pero yo no hice nada. Me quedé parado. Allí me agarraron, me golpearon, me amarraron con una tira y me tiraron una bomba en la espalda. Fueron los guardias nacionales”.

La mayor evidencia del hecho, son las heridas que quedaron marcadas en el cuerpo de Freddy, según publicó el medio, en sus muñecas quedaron las marcas de las ataduras, luego de haber sido amarrado. Asimismo, el líquido de la bomba que le colocaron, tuvo como consecuencias quemaduras tanto de primer, como de segundo grado.

Su madre Deisy González, contó que su hijo no estaba protestando. “Él no se manda solo, me pidió permiso”, recalcó. Luego, a través de una llamada telefónica se habría enterado de lo sucedido. “Los guardias nacionales lo amarraron, lo quemaron con una bomba y lo botaron como un perro en el barrio 4 de Abril. Lo tiraron al suelo, le pusieron la pierna encima y lo amarraron con el mismo suéter. Pobrecito, en la noche no pudo dormir. Le dolía la cabeza y la garganta, pero yo no tenía dinero para llevarlo al hospital”, manifestó.

Mientras declaraba se encontraba con su madre, sin embargo, funcionarios del Cicpc y miembros de seguridad del centro de salud, impidieron que siguiera relatando lo ocurrido.

El video del niño consternó al país entero y se viralizó en las redes sociales. Expertos en derechos humanos y una comisión de la Asamblea Nacional (AN), encabezada por la diputada Elimar Díaz, se han pronunciado al respecto. Mientras tanto, el Ministerio Público (MP) designó a la fiscal.° 35 para la investigación.

El pediatra del niño, Eddy Ramírez, uno de los médicos a cargo, ratificó al medio que las quemaduras de primer y segundo grado cubrieron alrededor del 17 por ciento del cuerpo de la víctima. “Él cuenta que lo amarraron y, en efecto, tiene las marcas de las ataduras. Dice que lo quemaron poniéndole la bomba en la espalda, y presentó quemaduras en la espalda y en ambos brazos. Son quemaduras directas. El tipo de heridas coincide con lo que él narra. Lo cuenta él, yo no tengo por qué dudarlo”, dijo.

Le puede interesar:



Source link

Facebook Comments

About Caraota Internacional: